Volver a ver

Ganar lejos del Juegos Mediterráneos. Sentir que hay un delantero en el equipo rojiblanco que marca -lleva dos- goles. Vivir fuera del descenso gracias a un gol de Rubén Alcaraz en un partido de suspenso. La UDA consiguió los hitos a los que se ha encaramado en las últimas temporadas. Unos logros que parecen ocurrir un veintinueve de febrero. Los mismos que rompen todas las quinielas. No son hechos para quitarse el sombrero y, a pesar de todo, gustan volver a ver.

Porque la conformidad se ha instalado cuando un partido acaba con un resultado premiado. Porque una alegría inesperada siempre es más azucarada. Porque la realidad de los almerienses es luchar por la permanencia y los tres puntos sumados en el Artés Carrasco son un magnífico tesoro. No del todo merecidos pero siempre bienvenidos.

El conjunto dirigido por Lucas Alcaraz sufrió en los minutos finales. Jugó una primera parte que recordaba a la protagonizada en Alcorcón y ofreció unas carencias defensivas muy usuales. Quizá requerir algo más de juego y orden táctico sea una idea descabellada. Más aún cuando se vive de la euforia del momento y se tapan las carencias mostradas en cada partido.

Actualmente hay hasta nueve equipos en una horquilla de tres puntos que se jugarán continuar en la division de plata del fútbol español. Queda mucho camino por recorrer hasta que concluya la temporada. Probablemente con más lamentos que alegrías. Con aspectos del juego por resolver. Con un desasosiego permanente, difícil de contener. Pero con una afición acostumbrada a padecer que, después de todo, se desplazó con el equipo. Con la ilusión de volverte a ver.

Juan José Hernández
Juan José es estudiante de periodismo en la Universidad de Málaga. Se define como “ragoleño por el mundo y embajador almeriense”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *