Fogón en acción

Cocinar, un arte más. Degustar, cuestión de paladar. La crítica al plato elaborado el pasado sábado es dulce. Así quedó reflejado en la puntuación obtenida, tres puntos más para la cocina de Ramis. Ahora bien, el regusto amargo del final no lo tapa ni el salero de Morcillo en los vestuarios del Juegos Mediterráneos, ni la gran primera parte del equipo ofrecida en el tapete del feudo rojiblanco.

Los ingredientes invitan al optimismo. No es alta cocina pero los platos van saliendo. En esta ocasión con un toque clásico, tradicional. Velocidad y contragolpe. Dos goles producto de la casa. Incursión por banda, desborde, viveza y ejecución. Una receta sencilla y al alcance de la UD Almería, siempre que el fuego y la temperatura adecuada acompañen. No se alteró el guión del resultado, como en tantas otras ocasiones, tras jugar los últimos diez minutos con un jugador menos debido a la lesión de Uche. Los tres ingredientes que se incorporan durante la cocción ya estaban añadidos en el terreno de juego.

La buena cocina presume de variedad y el técnico almeriense tendrá que sacar adelante el plato de Mallorca con sabor a victoria. Eso sí, con algunos productos de mayor garantía y calidad mermados. Borja Fernández cumple ciclo de tarjetas amarillas y el delantero nigeriano tiene una lesión que lo tendrá apartado entre dos y tres semanas.

Cuatro son las semanas de apertura gastronómica que quedan por ofrecer a la afición almeriense. El trabajo y el retoque del menú será necesario una vez que cierre la presente campaña. Ahora bien, la cocina no se ha apagado, está más activa que nunca gracias a Ramis, jugadores y seguidores. Se mantiene con ganas, ilusión, compromiso, sacrificio, mucho trabajo y una pizca de suerte. El fogón está en acción.

PD: Hay que comerse al Mallorca desde el segundo uno.

18/05/2017