Cómplices del abismo

Con mejor o peor fortuna, en estos fronterizos centímetros cuadrados, manan líneas con la apariencia que esconde cada una. Sin herir más de lo estrictamente necesario, guarda uno  en la memoria partidos para enmarcar, lejos de parecerse a la metáfora de lo que se va perdiendo. Es una “LocUDA”, sí, seamos realistas. Cada semana el olor del abismo acontece y juega su partido. Lo hace con una realidad que cobra significado en el pecho, la presión, pues fieles son las almas que acuden al manicomio y juegan con su corazón. No son ingenuos, saben que no verán un solo de violín, esa pieza musical profunda, con giros y carente de gritos.

Instalados en el despeñadero, los aficionados siguen entregados a la magia del balón en el Juegos del Mediterráneo. Arremolinados en torno a su equipo, como lo hacen las hojas del árbol caído. Abocados a merced de esos once jugadores que defienden los colores. Un ritual semanal donde la victoria no abre la puerta del paraíso. Donde la costumbre de los últimos tiempos es la de prolongar la agonía, esa que empuja a nadar y volver a nadar en busca de ansiada alegría, la permanencia en la división de plata.

Hoy, bonita palabra para tiempos peores. Abre un espacio para pensar, en frío. Centrarse en el presente es la cuestión. Unidos. Dejar atrás aquellas ideas que se alejen de las pretensiones del equipo. Es tiempo de sumar, de hacer ese conjuro capaz de guiar a la entidad. Ese que influya en un cambio de travesía y mutile un futuro diabólico. La idea de pensar en él es parte de la “LocUDA”. El mismo que presume esa fragancia de descenso desde el mes de diciembre.

Agoreros o no, llamemos todos juntos a la puerta del paraíso el próximo mes de junio. Esos días de transistores, cábalas matemáticas y goles rivales que son la lotería de final de curso. Agarrados de la mano nos miraremos, jugadores y aficionados. Ese día, precisamente ese, será cuando recordemos el presente espejismo. Sí, ese día llegará el éxtasis por haberlo visto pasar, habremos evitado ser cómplices del abismo.

27/04/2017