Calvario rutinario

El encuentro del pasado sábado frente a Osasuna presentaba una oportunidad idónea, encadenar dos victorias consecutivas por primera vez desde que se inauguró la presente temporada. Poner tierra de por medio con los puestos de descenso para brindar – aunque fuese pequeño y fugaz- un respiro a la parroquia rojiblanca. Ahora bien, tras el pitido final se presenció la historia que no pretende acabar. La conclusión de las últimas temporadas. Soportar la misma cruz cada semana.

El Almería está instalado en pleno cinturón de fuego. No por el bochorno que se vive en tiempos presentes. Sino por los constantes terremotos de la entidad rojiblanca en cuanto a resultados deportivos. Con la sensación de que la escala sismológica de Richter registre más pronto que tarde un gran desastre deportivo. Descender a la categoría de bronce del fútbol español.

Hoy, bonita palabra para tiempos peores. La afición almeriense continúa sufriendo la época más nefasta por la que jamás ha deambulado la UDA. Una jornada sí, la siguiente también. Donde las pocas alegrías son tomadas como el trago más exquisito. Eso sí, con un regusto amargo. Porque los seguidores no son ingenuos. Son conscientes de la realidad. Abocados a la agonía, saben de primera mano que acuden a un estadio convertido en un manicomio sin aparente salida.

Y aquí estamos. Con la misma rutina. Mirarando la clasificación para ver la diferencia existente con los puestos de descenso. Examinando el calendario de los rivales directos para apostar a las victorias que benefician al Almería. Hace tiempo que las decisiones tomadas en los despachos no son las más acertadas, que se liquidó la ilusión a una masa social respetable. Hace tiempo que la afición tiene el cielo ganado con este calvario rutinario.

Juan José Hernández
Juan José es estudiante de periodismo en la Universidad de Málaga. Se define como “ragoleño por el mundo y embajador almeriense”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *