Agonía final

Aquí estamos. Otra temporada más. En la misma línea, con la misma historia. Esperando el mayor de los milagros para salvar la categoría de plata. Apurando hasta el final del curso con la flauta en la mano. Abusando al máximo de la paciencia de una afición hastiada. Afrontando los partidos sin ideas, cada fin de semana. Perdiendo puntos con la mirada puesta en los cuatro últimos. Yendo hacia ninguna parte. Y sí, este año sí, divisando el agujero negro con más fuerza que nunca.

Las sensaciones son peores que los dos últimos periplos por segunda división. Cada jornada se acentúa el déficit en juego y ambición. Este equipo es incapaz de ganar un partido. Constantemente deja escapar oportunidades para escapar de la quema. Los jugadores van a su bola y la afición tiene un tremendo castigo por delante. Un frenético final de liga para asignar los puestos de descenso. Y sí, este año sí, el Amería es un firme candidato para acupar una plaza.

Y es que… las cuentas no salen. Faltan -según cálculos propios- nueve puntos para llegar a la orilla. Eso sí, con un bote al que le entra agua por todas partes: lesiones graves, bajas importantes, aspectos tácticos que no existen, ganas por el suelo y nada de suerte. Ahora bien, también hay que tener en cuenta que el club lleva mucho tiempo hundido en facetas que van más allá de las deportivas. Y sí, este año sí, no tenemos nada a lo que agarrarnos.

Quedan siete partidos de auténtico vértigo. Donde hay que sacar puntos por lo civil o lo militar para seguir soñando con salvar los muebles. Para continuar en el fútbol profesional con una estructura nada profesional. Sí, este año también toca sufrir hasta que concluya el calvario. Toca encender la radio y hacer las cuentas de la lechera. La parroquia rojiblanca ya sabe lo que le espera. Una costumbre anual, una agonía final.

Juan José Hernández
Juan José es estudiante de periodismo en la Universidad de Málaga. Se define como “ragoleño por el mundo y embajador almeriense”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *