Javier Montoya vs Raúl Piñeiro: Pasión y penitencia

  • JAVI MONTOYA: El castigo de Ramis

Amigo, la Semana Santa ha sido más dura de lo previsto, en todos los sentidos. En el que nos atañe aquí, que es la UDA, hemos vivido dos domingos poco propicios: ni fue el de Ramis ante el Zaragoza, que en pocos minutos casi sentencia un partido del que al menos se logró rescatar un punto. No fue así en Córdoba, donde ni hubo resurrección ni casi que tampoco domingo: desde que se supo la alineación la sensación era de lunes por la mañana cuando suena el despertador: horror supino. ¿Isidoro por Fidel? ¿Cómo lo iba a hacer y dónde iba a jugar el ex del Betis? Dudamos todos.

Se hicieron eternos esos 60 minutos pero no fueron nada en comparación con los primeros 45 de partido, menudo suplicio. La semana de pasión acababa en penitencia. Un crimen lo de Ramis, que mandaba a Nano al extremo para colocar a Isidoro de lateral izquierdo. En la otra banda no era tampoco el día de Motta e hicimos internacional a Markovic e incluso a Pedro Ríos. Ver para creer. Nos frotamos los ojos y la cosa seguía casi igual de turbia aunque menos, con el remiendo de devolver a Nano al lateral, cambiar de banda a Isidoro y Puertas y adelantar a Motta. Y todo antes de la media hora. Y todo porque Fidel se borró. Y todo por no ser valiente (pronto empezamos a echar de menos ese ímpetu de Ramis). Castigo colectivo.

Gaspar demostró que es válido y podría haber sido buen recambio de inicio si la idea era sustituir a Fidel. Ramón y Kalu, los otros dos aspirantes a titulares, al final tuvieron minutos, pocos pero algunos. Insuficientes. De los 19 convocados dejó fuera a Callejón pero dentro a Sillero, lo que daba a entender que Uche repetiría. Pero no. Con todos mis respetos, si decides sacar ese 11, veo más lógico haber puesto a Isidoro de marcador derecho, junto a Ximo y Morcillo, con Motta y Nano de carrileros; Pozo por delante de Borja y Joaquín y arriba Puertas y Quique. Ante el Sevilla Atlético ya no valen pruebas. Podrían volver Fidel y Vélez, eso sí. Mejor no te amargo la tarde, te dejo que sigas deshaciendo la maleta que yo cojo mi maletín y me voy a trabajar. Dispara, Raulico…

  • RAÚL PIÑEIRO: Redención

Querido Javi, la Semana Santa al final ha sido un auténtico vía crucis para el Almería, que tras encadenar dos triunfos consecutivos nos hacia soñar con abandonar el descenso durante estos siete días de pasión. No ha sido así, y no ha sido porque no hayamos tenido ocasiones. Ante el Zaragoza debimos ganar, sino hubiera sido por la torrija inicial y la auto expulsión de Fidel, y ante el Córdoba volvimos a dejar escapar una inmejorable ocasión de salir de la quema, pero de nuevo nuestros propios errores nos castigaron y nos dejaron en la estacada.

Ramis no estuvo afortunado en el planteamiento, aunque al menos intentó algo. En su defensa diremos que no tardó en recomponer el equipo a la media hora de partido (aunque desafortunadamente ya fue tarde) y al descanso incorporó a Gaspar en un intento de desandar el camino perdido. Lamentablemente, estos cambios no fueron suficientes y la doble entrada nigeriana, con apenas un cuarto de hora por delante, se antojaron a destiempo. Para colmo, y a pesar de ser el peor partido de la era Ramis, tuvimos nuestras llegadas y algunas ocasiones, pero el renovado pichichi Quique tuvo una de esas tardes, tan frecuentes, que acaban desquiciando al personal. Estos dos partidos ante Zaragoza y Córdoba bajan los humos a la plantilla, que debe darse cuenta de la gravedad de la situación y de lo complicada que está de por sí la permanencia como para que encima no salgamos enchufados a los partidos. Los errores se pagan caros y no podemos permitirnos el lujo de salir sin tensión a los partidos, puesto que el margen de error es casi nulo.

En este sentido, los rojiblancos tienen que buscar la redención este domingo ante el Sevilla Atlético. Son tres puntos que, cayendo en los tópicos, se deben ganar por lo civil o lo criminal. La afición no va a faltar a la cita y va a estar a la altura como ya lo hiciera ante el Zaragoza. Ahora necesitamos que los futbolistas entiendan la gravedad de lo que nos jugamos, que Pozo estalle de una vez y que Kalu Uche sea indiscutible arriba. Y espero que no se le ocurra meter a Vélez ni en el banquillo…

19/04/2017