Una cuestión de simetría

Es una carencia histórica dada la incomparecencia de Javi Álamo y las prestaciones de Nauzet. Desde la marcha de Puertas a Granada, la banda derecha del Almería había quedado huérfana y el sistema de juego rojiblanco se había convertido en un sistema asimétrico, esto es, dispar, desproporcionado, desigual, irregular. Por esa banda derecha han deambulado jugadores fuera de posición. Ha pasado Pozo, ha pasado Fidel, ha estado Fran Rodríguez, aunque Lucas esa opción no la ha contemplado.

La realidad es que Ramis pidió un jugador para ese puesto, y no se lo trajeron. El mismo Ramis con el que ya vimos que cuando tenemos un equipo simétrico, en su caso con Fidel y Puertas en las bandas, se juega mucho mejor. Tampoco es que Ramis descubriera nada nuevo. En Almería ya hemos tenido unas bandas simétricas dignas de recordar, como la que formaban Aleix Vidal e Iago Falque, con Javi Gracia, o el José Ortiz y Crusat de Paco Flores y Emery en Segunda, o el propio Crusat con otro Ortiz, Juanma, en Primera.

Cuando se juega con dos extremos en las bandas, cuando se desdoblan los laterales y se crea superioridad de 2 contra 1, el futbol ofensivo fluye mejor. O al menos hay más posibilidades de que así sea. El otro día, en Lorca, tras una primera parte lamentable, digna de formar parte del circo de los horrores rojiblancos, con trivotazo incluido, Alcaraz decidió dar entrada a Caballero y a Lass y, con los cambios, se vio un equipo más simétrico, más abierto, y tan solo necesitó dos minutos para lograr el tanto de la igualada.

A partir de ahí, el partido no es que mejorara, pero al menos vimos una mejor predisposición del Almería que, gracias a una nueva genialidad de Rubén Alcaraz, se trajo 3 puntos que si bien no fueron del todo merecidos, sí que fueron vitales en la pelea por la permanencia, porque deja al Lorca y al Sevilla Atlético con 16 puntos, al Córdoba con 19. Prácticamente 3 de las 4 plazas de descenso tienen nombre. Los almerienses lucharan con otros ocho equipos (están todos en 3 puntos), por evitar el descenso. Ojala que, pese a todo, nos volvamos a salvar de la quema…

Raúl Piñeiro
Raúl es un almeriense de padre gallego que tuvo la suerte de cumplir su sueño de ser periodista deportivo antes de rayarse y marcharse a Londres…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *