Un lujo al alcance de pocos

La lesión de Verza hizo que Ramis volviera a su plan original, aquel que tan buen resultado le dio la temporada pasada, y recuperáramos el sistema con doble pivote y una línea de 3, con Pozo por el centro, por detrás del delantero, en este caso Juan Muñoz. El retorno de Gaspar parecía una buena noticia, y el jugador canterano no quiso desaprovechar su oportunidad, siendo de lo poco potable, junto al mediapunta malagueño, que hubo sobre el terreno de juego. Pozo, Gaspar, Mandi, Joaquín y Owona. Y poco más.

Arriba, una vez más, nos desesperamos con la actuación del delantero. Muñoz, en fuera de juego permanente, no ayuda a paliar la sensación de abandono que empieza a tener un buen sector de la afición. El Almería vendió bien a Quique, pero no reinvirtió ni un céntimo de lo ingresado por el pucelano para comprar gol. Tampoco mantuvo en plantilla, incomprensiblemente, a Kalu Uche, que por segundo verano consecutivo no ha sido renovado sin que el Almería haya traído un delantero que lo mejore. Perder a Quique y a Uche, uno por sus números y el otro por su calidad, es un lujo al alcance de muy pocos equipos. Si encima no los reemplazas como es debido, el resultado es lo que vemos. Un desierto más grande que el de Tabernas.

Esa impotencia que tenemos con el gol (1 solo en los últimos 5 partidos), unida a una banda derecha desaparecida, fueron minando la moral del equipo y de la grada. La perdida de Fran y el mal rechace de Nano hicieron el resto. El Reus no desperdició el regalo y, a partir de ahí, acumuló hombres atrás mientras que el Almería acumulaba frustración ante la incapacidad de generar futbol, ni ocasiones claras. No creyó en la remontada y si la buscó, desde luego no lo hizo con fe, como el entrenador admitiría tras el partido.

Así las cosas, el Almería se acerca a una zona que lamentablemente nos es bien conocida y creíamos olvidada. La zona alta de la tabla parece que fue un sueño de una noche de verano. El equipo sigue de capa caída y las sensaciones son preocupantes. El Molinón y el Sporting no parecen ni el escenario ni el rival más apropiados para reaccionar…

Raúl Piñeiro
Almeriense de padre gallego que tuvo la suerte de cumplir su sueño de ser periodista deportivo antes de rayarse y marcharse a Londres…

Una idea sobre “Un lujo al alcance de pocos”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *