Las cenizas de Ramis

Menos de una semana de trabajo le permitió a Fran Fernández, técnico de la casa, poner cierta cordura al disparate en el que se había convertido el Almería en las ocho jornadas anteriores, las que llevaba el conjunto de Ramis sin ganar y con un solo tanto a su favor. El entrenador zapillero, como hiciera la temporada pasada tras el cese de Soriano, logró una vital victoria, esta vez ante el Zaragoza.

Una victoria cimentada en la idea original de Ramis, aquella a la que el entrenador tarraconense renunció, no sabemos muy bien porque, y para la cual estaba confeccionada esta plantilla, que demostró no ser tan mala como se dice  y dejó claro que con el anterior entrenador había un problema que iba más allá de una mala racha deportiva. Fran hizo una alineación lógica, compensando las bandas con la incursión de Fran Rodríguez por delante de Motta, una solución que Ramis se negó a contemplar, y dando continuidad a Gaspar con Nano, mientras Fidel decide que rol quiere tener en el equipo. A partir de ahí, y con un equipo comprometido y enchufado girando alrededor de Pozo, vimos la mejor versión del Almería de esta temporada, donde Owona y Rubén Alcaraz demostraron porque se les había fichado.

El Almería resurgió de sus cenizas con Lucas Alcaraz de testigo en el palco, y esperemos que tomara buena nota de lo que Fran, mucho más joven y con menos experiencia, le enseñó el pasado viernes. Aunque mi experiencia me dice que es difícil que veamos al Almería de Alcaraz jugar así. Ya hemos tenido dos etapas anteriores y ya sabemos cómo funciona el librillo del entrenador granadino que, dicen, tendrá plenos poderes para hacer limpia y fichar en diciembre, aunque eso tampoco es que me ilusione.

La limpia no ha de ser tan grande, como quedó demostrado. Y en cuanto a los fichajes, las carencias siguen siendo las mismas que Ramis señaló en verano, un delantero en condiciones (ya quisiera Lucas tener de nuevo a Ulloa) y un centrocampista de banda derecha. Aunque imagino que lo de Motta y Fran le mola. En cualquier caso, y dado que su suerte será la nuestra, solo me queda desearle la mejor de las suertes a Lucas Alcaraz.

Raúl Piñeiro
Almeriense de padre gallego que tuvo la suerte de cumplir su sueño de ser periodista deportivo antes de rayarse y marcharse a Londres…

Una idea sobre “Las cenizas de Ramis”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *