La lógica se impone

Le está costando, pero poco a poco Fernando Soriano se va rindiendo a la evidencia en la búsqueda de un once de garantías que pueda competir con cierta dignidad en la categoría. Lo bueno es que, pese a haber tirado unos cuantos puntos por el camino, que esperemos no echar de menos al final de la temporada, el equipo no anda muy lejos de los puestos de permanencia, aunque siga en zona de descenso.

El Almería, esta vez sí, fue un equipo más intenso que su adversario, en este caso el Córdoba. Desde el primer minuto se veía que el equipo quería ganar el partido, y eso se transmitió a la grada, que por una vez pudo disfrutar de un juego asociativo y vertical, sin dar tregua a un conjunto cordobesista que, para cuando vino a darse cuenta, ya perdía por 3 a 1 y eso que su gol lo había metido Trujillo en propia puerta justo antes del descanso. En el segundo tiempo, el Almería se dejó llevar, mientras que el Córdoba tampoco es que buscara con demasiado ahínco la remontada. Su mejor ocasión sería un cabezazo de Fran Vélez que Casto mandó a córner con una mano salvadora.

A partir de aquí, se pueden sacar muchas lecturas. La primera es que no hay ni un solo jugador del Córdoba que ficharía para mi equipo. Mientras que estoy convencido que en caso contrario, los cordobeses nos quitarían a varios de nuestros futbolistas. Sin embargo, el conjunto blanquiverde está arriba y el Almería abajo. Sin duda Oltra ha sabido explotar mejor los recursos de su plantilla, pese a que el domingo sus jugadores dejaron que desear.

En el Almería está costando tiempo, pero al final la lógica se impone. Quique tiene idilio con el gol. Fidel, Pozo y Puertas forman una segunda línea de categoría. En el doble pivote no podemos jugar con 2 mediocentros defensivos y, a día de hoy, José Ángel y Joaquín deberían ser los titulares. En el centro de la zaga, hay que romper la pareja Morcillo-Trujillo, ya que se hacen peores. Y Nano es una bendición. Si Soriano se deja de historias y se centra en el interés deportivo, quizás podamos salir de abajo. Si pones a los buenos y los pones en su sitio, estos rinden mejor y el equipo juega mejor. Es lógico…

08/11/2016