La lacra del Almería

Parece que hay un sector de la afición que, en cierto modo, espera el fracaso de Ramis para así exculpar al verdadero culpable de la situación actual del Almería. Quieren convencernos de que no hay más, y que da igual quien sea el entrenador, ni Pep Guardiola podría hacer más con lo que hay. Los partidos ante Zaragoza y Córdoba, en los que solo sumamos un punto, fueron suficientes para cuestionar la capacidad de un Ramis que tiene números de play off de ascenso y con el triunfo del domingo volvió a reivindicarse.
Quien quiera poner a este Almería con aquel que se arrastró vergonzosamente durante 27 jornadas de liga está en su derecho, pero la comparación es absurda porque el actual es un equipo intenso, con alma y orgullo, que mantiene todas las opciones de salvarse, mientras que el otro daba pena y, de no haber cortado la hemorragia por lo sano, seguramente hoy estaría por debajo del Mirandés y descendido virtualmente.

El Sorianismo es la lacra de este Almería. El equipo está en descenso, y le está costando salir de él, porque durante 27 jornadas nos instalamos cómodamente en esas posiciones, realizó algunos fichajes que son para hacérselos mirar, priorizó unas renovaciones a todas luces innecesarias (clama al cielo que no se quedara con Kalu Uche: 2 goles y 6 puntos lleva ya) y, lo que es peor, dividió a una afición que no debería estar dividida por obra y gracia de un ex jugador que dio mucho al equipo, pero no es menos cierto que el equipo le dio tanto o más a él. Claro que ese jugador ha sido un especialista en dividir el vestuario.

El último episodio de esa división lo vivimos el domingo, cuando Fran Vélez se llevó una sonora pitada cuando se disponía a salir al terreno de juego. Vélez es una víctima, otra más, del Sorianismo. Su presencia en el once semana tras semana, pese a sus decisivos errores, lo señalaron como uno de los favoritos de Soriano. Posteriormente, el encontronazo con la afición a la salida del partido ante el UCAM no le ayudó precisamente, pero esto no justifica lo de domingo y yo sigo pensando que todos unidos, incluido Vélez, lograremos el objetivo…