¡Basta ya!

El Almería volvió a perder, esta vez en Tenerife. Suma 25 puntos de 78 posibles, con 13 derrotas en 26 partidos. Y lleva 18 jornadas en posiciones de descenso, culminando el esperpento este fin de semana al acabarlo como farolillo rojo. El Almería va a la deriva y nada hace indicar que la cosa vaya a cambiar. De hecho, de los últimos 7 partidos, 6 los ha acabado sin hacer un gol, al tiempo que hemos seguido encajando goles ya sea con 4 defensas o con 5. Soriano, sin embargo, sigue al frente del equipo.

Dice el presidente que el futbol está siendo muy injusto con él y que es un trabajador nato. Y me parece muy bien. Aunque no entiendo muy bien a que se refiere con eso. Porque yo no veo que el equipo tenga los mínimos conceptos tácticos requeridos en un equipo de la Liga de Futbol Profesional. Tampoco veo que las transiciones defensa/ataque carburen. Del juego a balón parado ni hablemos. Y así hasta un largo etcétera. Soriano, pese a ser un entrenador novel, ha hecho y deshecho a su antojo. Ha traído a los futbolistas que ha querido y cuenta con el apoyo incondicional del presidente, algo que no han tenido ninguno de sus antecesores en el cargo. Ni tan siquiera Unai Emery.

Soriano tiene carta blanca pese a tener los peores números de la historia del Almería y pese a haber conseguido algo impensable hace no mucho, que la afición se haya hartado del otrora ídolo rojiblanco. Soriano demuestra querer poco a este Almería. O mejor dicho, a Soriano le importa una mierda, con perdón, lo que le suceda al club. Si le importara lo mas mínimo, se habría apartado a un lado reconociendo su evidente incompetencia para salvar al equipo y facilitando la llegada de un entrenador de verdad con el que tengamos alguna opción de salvarnos.

Porque si algo está claro, es que con Soriano el destino solo es uno: Segunda División B. Es hora de que la afición ponga freno a este sinsentido y la lie el domingo. Los mensajes de unidad y todo eso del club son una pantomima. Basta ya de gilipolleces. Soriano sobra en el Almería, y si el presidente lo mantiene, se merece una pitada incluso mayor…

21/02/2017