Algo a lo que agarrarse

Cuando en el Estadio se puede oír ese run, run característico, es señal de que equipo y afición han conectado. Si la grada ruge, es porque el equipo está demostrando actitud, ganas y la intención de ir a por el partido. El domingo, ante el Valladolid, volvimos a vivir una de esas tardes. Fue un partido en el que hubo de todo y cualquier resultado podría haberse dado. El empate a uno final no creo que deje contentos ni a almerienses ni pucelanos, porque además, ambas partes, y con razón, se creen merecedores de un triunfo que finalmente no llegó.

El Almería se sobrepuso muy bien a las bajas de Morcillo, Pozo y Tino, y el tempranero verzazo parecía invitar a una tarde agradable para nuestros intereses. Pero no fue así. La respuesta vallisoletana fue un vendaval en el que hubo un balón al larguero, una intervención de Rene en un uno contra uno y un par de disparos que se marcharon fuera. El Almería dominaba en el marcador, pero el Valladolid el partido. El penalti inventado por el colegiado quizás hizo justicia para los méritos visitantes, aunque no podemos olvidar que fue un gol que no debía haberse dado y, por tanto, tuvo una influencia importante en el devenir del partido.

A partir de ahí, intercambios de golpes y mano salvadora de René para firmar un empate que, sin ser un gran botín, al menos rompe la racha negativa tras dos derrotas consecutivas, aunque los 2 puntos sobre 12 y un único gol en 4 partidos no son guarismos que inviten al optimismo. Aun así, es algo a lo que agarrarse. Creo que el encuentro ante el Reus se afronta de otra manera, sobre todo para Ramis, al que no me habría sorprendido que le hubieran dado un ultimátum en caso de derrota.

Además, se vio que si montamos una alineación más lógica, tendremos más posibilidades de éxito. Un doble pivote con Pozo de enganche y escoltado por dos tíos en las bandas. A partir de ahí, se construye el resto del equipo en el que Motta no puede faltar. Prescindir del italiano es un lujo que quizás se puedan permitir otros equipos, pero no el Almería. PD: Las expulsiones, árbitros aparte, revelan que la plantilla no está en lo que tiene que estar…

Raúl Piñeiro
Almeriense de padre gallego que tuvo la suerte de cumplir su sueño de ser periodista deportivo antes de rayarse y marcharse a Londres…

Una idea sobre “Algo a lo que agarrarse”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *