Dinámicas y paciencia

En el fútbol existen intangibles. Uno de ellos, sin duda, es el de las ‘dinámicas’. Un concepto complejo de definir de forma concreta que se manifiesta a través del resultado. Pues bien, el Almería se encuentra en una de esas dinámicas negativas en las que, independientemente del rendimiento, de la actitud y del juego, el resultado termina siendo esquivo. Así, acumula seis jornadas consecutivas cayendo derrotado en escenarios variados, en los que el merecimiento en ocasiones esquivó a la realidad del rédito.

Un ejemplo de ello fue la derrota en Gijón. En un encuentro en el que el Almería dominó el juego en la mayoría de sus fases, dos zarpazos del rival terminaron propiciando la derrota. En el extremo opuesto se encuentra indiscutiblemente la derrota en casa ante la SD Huesca, en la que incluso el resultado debió ser más abultado que aquel 0-3 que los oscenses endosaron a los de Ramis.

Otro concepto quizá de menor complejidad importante en el fútbol es el de la paciencia. La que se ha de mostrar en ciertas situaciones con aquel que ostenta el máximo cargo deportivo, el de entrenador, en los casos en los que la lógica invita a aplicarlo. En situaciones en las cuales se encadenan seis encuentros sin encontrar motivos para el optimismo en forma de resultado, es importante llevar el análisis a conceptos y situaciones de mayor profundidad. El equipo no está, ni de lejos, hundido, no se encuentra depresivo en el juego, ni tan siquiera se atisba un distanciamiento evidente entre el cuerpo técnico y la plantilla. Existen, eso sí, deficiencias en la planificación y confección de la plantilla, no cabe duda de que las piezas ofensivas no se encuentran entre las más efectivas de la categoría. La dupla Caballero-Muñoz no encuentra el camino del gol y el cuerpo técnico dice estar trabajando en la búsqueda de los mecanismos necesarios para mejorar el rendimiento goleador. La dificultad estriba en la capacidad que se pueda encontrar en los efectivos atacantes para lograr dicho objetivo.

En definitiva, la dinámica es negativa, es innegable. Sin embargo, y si se analiza con frialdad, el equipo no está defenestrado, no está hundido, no bajó los brazos, al menos aún. Y en dicha situación, la paciencia debe usarse como filosofía. Habría que otorgar a Ramis y su cuerpo técnico el beneficio de la duda y, sobre todo, la confianza que merecen tras los méritos contraídos, especialmente en el final de la pasada temporada e inicio de la actual. Especialmente si nos cuestionamos, si Ramis se va, ¿quién vendrá para mejorarlo?

En una situación que incluso empeora la del Almería llegará el domingo el Cádiz CF de Cervera. Tras rendir la pasada temporada por encima de las expectativas y luchar el ascenso en el playoff, el conjunto cadista acumula ahora ocho jornadas sin conocer la victoria, envuelto en un mar de dudas, asolado por los problemas físicos de sus futbolistas y por una serie de situaciones específicas de negatividad que sitúan al equipo y a su entrenador en una situación cercana al límite. Con todo, no habría que menospreciar los mimbres que el equipo gaditano posee. Cifuentes, seguro bajo palos, un centro del campo seguro aunque mermado por los problemas físicos de sus principales protagonistas y sobre todo una línea ofensiva peligrosa y temible como lo es la formada por jugadores de calidad y capacidad goleadora como son Salvi, Álvaro García o David Barral. Será de vital importancia la lectura que el Almería logre realizar de la ansiedad cadista, incluso mayor que la propia, y la gestión de los tiempos en el encuentro, que podrían estar de nuestro lado. Eso, y trabajar como el cuerpo técnico ya ha anunciado en mejorar en la medida de lo posible el rendimiento de nuestros delanteros, si no por aptitud, por actitud. El encuentro, de alto voltaje, enfrenta a dos dinámicas negativas y la paciencia será la madre de la ciencia.

JM Capel
Redactor y CM del medio digital Sphera Sports. Especialista en Segunda División.

Una idea sobre “Dinámicas y paciencia”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *