De sistemas y futbolistas

Reconoceré para comenzar que defiendo la idea del funcionamiento de un equipo alrededor de un sistema de juego. Con matices, claro, aquellos que indican que es el sistema el que se debe adaptar a las características de los jugadores de la plantilla y no al contrario. Los que dirigen al pensamiento de que demasiados cambios de sistema durante una temporada alejan del beneficio y acercan a la confusión.

Vimos en Valladolid a un Almería que dispuso una defensa de cinco, con Pervis y Fran Rodríguez en los laterales, que fueron de largo recorrido en la primera mitad, de ida y vuelta, convirtiéndose en la renaudación, con el paso de los minutos y el desgaste físico, en laterales de ida sin retorno, con el consiguiente vacío defensivo y la permisión de espacios al rival por los extremos en dicho tramo de encuentro. Tras dos encuentros en los que el propio Fran junto a Nano habían actuado como interiores, acoplándose al centro del campo para proteger a los laterales, representados por Motta y Pervis, que habían resultado positivos en cuanto a rendimiento y funcionamiento del equipo, la baja de Motta por sanción llevó a Alcaraz a decantarse por esta nueva fórmula en la que Owona acompañó a Joaquín y Morcillo en el centro de la zaga.

Acusó Fran los automatismos de jornadas anteriores y el cansancio también influyó, como parte de la explicación a la mutación que se produjo entre la primera y la segunda mitad en Zorrilla. Para visitar Reus, Alcaraz se volverá a ver obligado a variar el planteamiento, y es que Sulayman estará ausente y para Verza quizá sea demasiado pronto para la titularidad, lo que hace sospechar que Joaquín pasará al mediocampo y la defensa volverá a ser de cuatro. La duda estará en conocer si el míster optará por interiores largos o si por el contrario Gaspar seguirá en el once.

No es Lucas de aquellos a los que les guste cambiar constantemente, menos aún cuando algo funciona, sin embargo las circunstancias le obligan y tendrá que volver a mover ficha. De su acierto dependerá en gran medida el éxito en tierras catalanas, que sería premonitorio de un tramo final de temporada más plácido del que la afición rojiblanca viene arrastrando las últimas temporadas. Enfrente, un equipo sólido en casa, con una defensa muy consolidada y segura formada por los Olmo, Atienza, Miramón o Menéndez. Ante tal seguridad, una vez más, el nivel de inspiración de Alcaraz o sobre todo José Ángel Pozo, serán vitales. No queda otra que confiar.

JM Capel
José Miguel es redactor y CM del medio digital Sphera Sports. Considerado un especialista en la categoría de plata del fútbol español.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *