URA cumple y sigue pensando en la permanencia

(21-10) Victoria vital para seguir en la lucha por la permanencia en un partido durísimo contra el potente e histórico Arquitectura, ante la grada a rebosar de familias reivindicando respeto al deporte oval

Si hay que poner un pero, que sea que no se logró el punto bonus ofensivo con un cuarto ensayo, pero ante todo cabe tener en cuenta la calidad del rival, una formación rocosa, con las ideas muy claras y no dispuesta a ceder ni un solo centímetro a los unionistas. Es lo grande del deporte bien entendido. No tenía nada en juego Arquitectura, ni por arriba ni por abajo en la tabla clasificatoria, o mucho, el honor y el orgullo. Eso es justo lo que Almería escuchó antes de que llegase la hora de la primera de las cinco finales que restaban esta temporada, ahora cuatro, y lo hizo con la demostración de músculo del Proyecto URA. Una grada impresionante, millar y medio de personas y un único sentimiento.

El día comenzó temprano para los veteranos de los Lomos Plateados, que se pusieron de corto para disputar un bonito amistoso que fuera caldeando el gélido día, desapacible en lo meteorológico, con viento molesto. Así fue, siendo el prolegómeno perfecto al entrañable desfile de las fuerzas ‘cruzadas’ que fue encabezado por la ‘joya de la corona’, el URA Clan. Detrás de los niños y niñas del grupo de neurodiversidad, uno a uno los distintos equipos del club fueron ubicándose en el césped del Emilio Campra tras recorrer la recta de meta de la pista de atletismo, y tras pasar por el pasillo de honor de los Lomos Plateados y de los Guerreros de Sven, que después ofrecieron su espectáculo de lucha.

Estaba todo listo para la disputa de una primera ‘finalísima’ de cara a lograr la permanencia otra temporada más en la segunda máxima categoría del rugby nacional. Mientras tanto, los preparativos del masivo tercer tiempo seguían con paso firme para atender al gran número de comensales disfrutando de un acto de convivencia y respeto. Justo esa palabra, determinante en el avance de un URA imparable, estuvo presente tanto en la megafonía como en la misma grada, viendo que se escapa otra temporada completa sin que se haya solucionado el problema del campo pese a que se sigue creciendo de un modo exponencial. La masa social vinculada a Unión Rugby Almería tiene peso.

En cuanto al choque, comenzó con la determinación inquebrantable de los hombres de Pablo Jiménez hacia el triunfo. Se sabía de la gran dificultad que entrañaba el partido, pero no importó. Se cuajó una concentración permanente con una actitud encomiable. No se podía quedar nada en el depósito ante un duro plantel, el ‘Escuela’, de talla física y técnica. Se falló una primera patada a palos en el minuto 1, sobre todo por el viento racheado que gastó una mala pasada a Juan Graciarena. Era distante, no como la que sí transformó el CD Arquitectura en el minuto 5 para ponerse por delante (0-3). No importó a los cruzados, que a la salida de un ruck vieron vía libre.

Como un tiro salió Armstrong, placado después, y la apertura hacia Royal se hizo con velocidad para que el zimbabuense, con enorme calidad y potencia, recorriera más metros de los que le son habituales para depositar bajo palos y poner a URA por delante en el minuto 8. Graciarena no perdonó. Tocó acto
seguido sufrir en defensa, primer en la zona propia de 5 y después en la de 22, y en una salida por el costado de Lucas Melián el visitante Guillermo Blanco vio la amarilla. En superioridad, y con la cabeza puesta en no errar y aprovechar las ocasiones, el ala Manu Manchón, primera vez titular después de su larga lesión, rompió por el centro y ensayó otra vez bajo palos. Al descanso se llegó con un 14-3 esperanzador fraguado en el trabajo y en la valentía.

En la reanudación, Arquitectura hizo valer su grito de conjura en el tiempo de la pausa, y sitió a un Unión Rugby Almería que otra vez se fajó muy bien atrás, dándolo todo pero sin poder sacudirse la presión madrileña en su propio terreno de juego. Así, y tras mucho insistir por delantera, casi al cuarto de hora hubo ensayo pegado al palo derecho unionista y el marcador se apretó tras la transformación (14-10). Se oyó entonces que había que jugar en el otro campo y de nuevo URA creció para, llevado por su público, buscar algo de tranquilidad en el marcador. Se encadenaron varias fases, Pancho Gaspani se sacó un pase por la espalda e Ismael Varas hizo el tercer ensayo.

Esta vez era más difícil para Graciarena, que con mucha confianza transformó para el 21-10 que a la postre resultaría definitivo. Arquitectura buscó siempre la touch, Unión Rugby Almería quiso el punto bonus y el estadio empujó en una melé en la línea de cinco madrileña pero con introducción para los blancos. No pudo ser y se escapó el quinto punto, pero se suman cuatro que dejan a URA a cinco tanto de Ingenieros Industriales, su próximo rival, como de Portuense, con el se cerrará la temporada en el Emilio Campra. Además, quedarán en casa CRC Pozuelo y visitar a Extremadura en Cáceres. La demostración de la fuerza ‘cruzada’ deberá tener, los tendrá, más capítulos.

20/02/2017