Javier Montoya vs Raúl Piñeiro: Minuto 12

  • JAVI MONTOYA: Gracias, peñas

Amigo, qué desastre tenemos encima. Esto sólo lo arregla ya la Patrona, si es que no lo da por imposible y pasa de nosotros. El de Tenerife fue el enésimo naufragio por catástrofe natural provocada por simples fenómenos costeros. Pero lo grave es que no es un caso raro o aislado como lo que ha ocurrido en Málaga. Podría tener arreglo y parece que lo vemos todos menos los responsables. Están a tiempo; aunque se agota junto a la paciencia y no hubo ni previsión ni casi nada de acierto en el pasado -no hablo de meses sino que la zozobra en estos aspectos se remonta a varios años ya-. En Almuñécar o Motril las olas han hecho daño y todo porque no había un buen muro de contención o un simple espigón. Aquí en Almería espero que no pase algo similar, en lo deportivo metafóricamente ni por supuesto en la cruda realidad. La verdad, no recuerdo recientemente pasar por puntos de la ciudad y verlos desbordados de agua, como cuando aún vivías aquí y se inundaba el puente de Los Molinos tras caer cuatro gotas.

Por suerte sabes que llueve poco pero en lo que atañe al club lo hace sobre mojado: la última gota fría colma el vaso del aguante de una afición sufridora pero menos exigente que otras. Las peñas, fieles y dóciles aunque tuvieran que aguantar carros y carretas, han dado un paso al frente también después de todo lo que estamos padeciendo. La de entrar en el minuto 12 el domingo ante Francisco y su UCAM -morbo asegurado- es una medida que aprobamos muchos y con nota. Que nos echen de menos algunos y se les haga eterno. Se agradecen iniciativas de protesta por mucho que les duela a los que siempre tocan palmas. Que dejen de ningunearnos -y espabile cada uno en su parcela- a los aficionados, los que más somos el Amería, no la UDA ni el CF ni la AD ni todas las siglas que tuvimos, tenemos o tengamos como prefijo o sufijo. Sector crítico -cada vez mayor, lógicamente- o palmeros -con cariño y respeto-: ¡ánimo!

  • RAÚL PIÑEIRO: Da que pensar

Querido Javi, este Almería va mas a la deriva que el Titanic, y el capitán ni está ni se le espera y la banda que lidera Soriano, que toca las narices, y de qué manera. Como la banda del Titanic, que estuvo tocando música hasta el último momento, Soriano amenaza con tocar las narices hasta que el mal sea inevitable. Todo por la pasta. El bueno de Soriano no se conforma con tener asegurado un sueldo que para ti y para mi juntos ya quisiéramos, aunque claro, está mucho más bajo que el montante total que figura en su finiquito, según parece con tantos ceros como juegos necesitas para ganar un set de tenis. Soriano ama los colores del dinero, no los del Almería, porque de hacerlo, no tendría en jaque al presidente y a una entidad que, con sus virtudes y sus defectos, le ha dado mucho más a Soriano de lo que el futbolista nos ha devuelto. Y ello sin contar el privilegio de vivir en la Térmica…El domingo es un día triste para nuestro futbol. Por primera vez la afición va a dejar de estar con su equipo durante los primeros 12 minutos de partido. Y no la culpo. Aunque tampoco la justifico. Para mí lo importante de este gesto es el hartazgo que la afición tiene y el hecho de que no saben muy bien qué hacer. El presidente debería reconsiderar su postura con Soriano, a pesar de que hay mucha pasta de por medio, pero más pasta va a perder si el equipo desciende a Segunda B. Además, no estaría de más que Alfonso hiciera públicos los motivos por los que no cesa a Soriano. Que lo señale, como lo tendría que hacer la afición el domingo. Tenemos que dejarle claro que no lo queremos en el banquillo y tenemos que forzarlo a dejarnos en paz. Una derrota ante el UCAM seria definitiva, pero más catastrófico será para la entidad que Soriano siga en el banquillo…

23/02/2017