Javier Montoya vs Raúl Piñeiro: Clanes y tribus

  • JAVI MONTOYA: Dos tipos de UDA

Raulico, my friend, decía el filósofo Homero -no el griego sino el Simpson- que hay tres tipos de personas: las que saben contar y las que no. Habré bebido mucha cerveza pero yo veo muchos Almerías y ninguno bueno, lo mismo te pasa parecido. O será que contamos fatal porque somos de letras, yo qué sé. El caso es que voy a dejarlo en dos UDAs distintas: la que le pone actitud y la que no. Vamos, la del domingo pasado y la de Huesca.

Críticas y autocríticas mediante, con Alfonso rajando por un lado y Soriano dando capotazos por otro, el caso es que vimos un partido aceptable ante el líder, todo lo contrario que en El Alcoraz. Para resumir los dos tipos de Almería yo diría más y me atrevería a aseverar que está la UDA con o sin Pozo, que cuando sale a jugar el 10, sea de titular o de suplente, todos lo notamos y en esencia los aficionados al fútbol valoramos a los buenos jugadores, a los peloteros. Otra cosa es que cada maestrillo tenga su librillo, su estilo. Y otra que Soriano tenga también sus preferencias. Que si por el maño fuera me temo que su sitio era la grada junto a Iván pero mira, al menos compartieron banquillo.

La tribu de los peloteros debe tener alguna tara que tú, yo y otras miles de personas más no vemos. Sea para jugar o simplemente para tener la simpatía de los que mandan los tiros van más hacia el magistralmente denominado por el gran Pago Gregorio ‘Clan de la Térmica’. La gente se puede liar entre clanes y tribus, yo tampoco voy a desgranar integrantes pero es una pena que no se conjuguen actitud y aptitud, que cuando no falta una se olvidan de la otra. Y, lo que es peor e inadmisible, a veces sufrimos la ausencia de ambas. Intolerable, amigo Piñeiro.

  • RAÚL PIÑEIRO: El pozo y el fondo

Querido Javi, al final todo se resume en ambición y orgullo, y en ambos casos, la UD Almería de Soriano y amigos sale mal parada. En efecto, creo que Pozo personaliza esa ambición y orgullo. Con Pozo en el campo el Almería demuestra que quiere ganar. Cuando Pozo no está, la cosa se pone más difícil. Es el pelotero malagueño un pozo sin fondo, con tanto futbol en sus botas que da vergüenza incluso que lo tengamos sin usar en un Almería que, en cambio, sí que tiene fondo, la Segunda B, a no ser que las cosas cambien drásticamente en las próximas semanas y, sobre todo, en el mercado invernal. El partido ante el Levante yo lo calificaría como decente, pero tampoco creo que debamos celebrarlo puesto que corremos el riesgo de que los jugadores se relajen y en Alcorcón la volvamos a liar, como todos tememos.

Lo que quedó claro ante el Levante es que si le ponemos un poco de actitud, estaremos más cerca de conseguir cosas, del mismo modo que si tenemos a Pozo sobre el césped, el porcentaje de éxito será incluso mayor. Lo que también quedó claro fue que, por muy bien que estemos, si nos desenchufamos del partido, a la mínima nos castigan. El Levante solo tuvo que aprovechar 9 minutos de zozobra para dale la vuelta al marcador. Lo de la defensa también quedó reivindicado una semana más. Trujillo es una sombra de aquel futbolista que se marchó al Levante de Lucas y Ximo parece estar mutando en una versión de Rafita, con todo lo que ello conlleva… Es urgente que Soriano tome medidas, arregle lo de atrás y no encorsete lo de adelante. Esa segunda línea Fidel-Pozo-Puertas, con Iván a la espera, es un lujo para muchos equipos de Segunda División…

12/10/2012