Javier Montoya vs Raúl Piñeiro: Así hablo Soriano

  • JAVI MONTOYA: Con o sin Pozo

Raulico, me da miedo cuando escribimos artículos y entre que salen publicados leemos el que acaba de salir del otro comprobando con cierta sorpresa que la telepatía existe. Es más, a veces uno escribe su artículo de cara a un partido como el del domingo y tanto el título como el contenido podrían valer a posteriori. En ese caso, titulé el mío Dice Soriano pensando un poco en el título de una obra maestra del italiano Antonio Tabucchi, Sostiene Pereira, que mezcla periodismo y dictadura entre sus temas principales. En esta ocasión, elijo si te parece -y si no también, viva el régimen- el titular principal basándome en la obra de Niezsche Así habló Zaratustra -no confundir con Zurutuza, como le pasó al filósofo catalán Pep Guardiola-.

El subtítulo de la obra del auténtico filósofo, el alemán, es Un libro para todos y para nadie, como las palabras de Soriano el domingo. Atizó Fernando a todos y a nadie justo el día en el que ganó 3-0, como al Rayo pero esta vez merecidamente y con cierta autoridad. Y todo por una pregunta obligada formulada con todas las de la ley por un joven compañero, la que le hubiera hecho cualquiera en esa sala y seguro que alguno la iba a hacer si no se le adelantan. La misma cuestión a la que fue sometido el maño a través de pitos por miles de espectadores cuando al cuarto de hora de la segunda parte decidió quitar a Pozo para meter a Juanjo.

Lo de Pozo, amigo Raúl, no tiene nombre -yo le pongo título a lo mío esta vez inspirado en el With or Without You de U2-. De lo que es capaz, como por ejemplo sacarse de la chistera literalmente la jugada del 1-0 de Puertas -otro que no era del agrado del míster y a base de goles como ese o sobre todo del 2-0 ha dicho “aquí estoy yo”-. Y de lo que no le dejan, sea porque lo cambian con insinuaciones de que se los está tocando o porque le sientan junto a seis jugadores de dos categorías inferiores a la suya o incluso lo dejan fuera si estamos todos. El efecto ventilador de Sori echó estiércol de paso a prensa y afición. Obra maestra de las cagadas, Raúl, dime tú…

  •  RAÚL PIÑEIROVértigo         

Querido Javi, si de literatura hablamos, a mi me viene a la cabeza “Fiesta (El Sol también se levanta)” de Ernest Hemingway, que discurre en Pamplona, en plenos San Fermines, conexión con Soriano, que estuvo de año sabático por tierras navarras. La fiesta la monta Pozo cada vez que está en el terreno de juego y es el sol brilla en el Mediterráneo. Y quizás ese sol es el que ciega a Soriano, que parece resistirse a entender que con los mejores sobre el terreno de juego, la vida puede ser maravillosa, que diría Andrés Montes. Lo cierto es que, como dice nuestro colega Juarmika, cada declaración de Soriano es incluso más patética que la anterior.

La reacción del míster a la pregunta sobre Pozo, puede ser por culpa del vértigo que pueda tener ahora que no tiene todo controlado, como le sucedía cuando era el jefe de la caseta. Fíjate que el domingo había sido un beautiful day, casualmente coincidiendo con la ausencia de la mayoría de los componentes del Clan de la Térmica, y no solo ganamos de forma merecida, sino que incluso pudimos disfrutar, a ratos, de buen juego. Eso sí, no conviene lanzar las  campanas al vuelo, ya que el rival cuenta. O en este caso, no contó. El Nastic de Tarragona, sin Naranjo y Emana, vive en la nostalgia y parece no haberse dado cuenta de que la vida sigue, pese a que sus dos figuras del pasado campeonato se  hayan marchado y parece increíble que la temporada pasada estuvieran a punto de ascender a Primera.

De todos modos, y con independencia del rival, es cierto que el Almería tiene mimbres que marcan diferencia en la categoría. Esa segunda línea formada por Fidel, Pozo y Puertas, con Iván Sánchez en la recamara, es de superior categoría. Mención aparte merece Puertas, que tuvo los dos pies fuera en verano y, como Ortiz, se está reivindicando sobre el césped. El pundonor y el trabajo de Quique son inagotables. La irrupción de Joaquín en la medular lo ha convertido en indiscutible. Vaya partidazo se marcó tanto en labores defensivas como en la creación. Y no me quiero olvidar de Nano, uno de los mejores fichajes de los últimos años ya que, a diferencia de lo que dice la canción de U2, nosotros por fin hemos encontrado lo que andábamos buscando para el lateral izquierdo… 

25/10/2016