Un estadio sin pizza

Algo falta en el Juegos Mediterráneos para crear ese ambiente especial que envuelva el evento. Fútbol, solo es el fútbol; he ahí el problema. A este estadio le falta pizza, y cerveza -aunque sea sin alcohol-, y perritos calientes, y ensaladas. Y tantas otras cosas.

Desde los aledaños, cuando te aproximas a la entrada, notas que falta algo. No hay puestos con bufandas y camisetas, falta ambiente. Solo algunos pírricos puestos de pipas y agua que recuerdan a los de otra época.

Echo en falta una oferta alternativa al mero espectáculo del césped. Echo en falta muchas cosas. Por suerte, Ramis y un equipo atractivo, nos están devolviendo las ganas de ir al fútbol.

Alejandro Asensio
Maestro de Educación Física con vocación periodística. También en Radio Marca Almería y Diario UDA.

Una idea sobre “Un estadio sin pizza”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *