La culpa es de Fidel

Alcaraz corre por la banda, pierde la pelota en favor del Valladolid; en la grada se oye ‘Qué malo eres, Fidel”. Ese es el resumen de la afición almeriense. Una hinchada que de animar sabe poco pero que en buscar culpables es experta.

Fidel ayer se equivocó, como se equivocan muchísimos jugadores al cabo del año. Fruto del ímpetu, de las ganas de ganar, entró en una riña de la que salió mal parado. Además, decidió salir andando, lo que crispó a una afición que, en cualquier caso, de no haber sido el onubense, habría despedido al jugador con aplausos.

A Fidel se le pueden echar en cara algunas actitudes, la de ayer estuvo mal. Lo que no se le puede echar en cara es su participación; siempre activo. Su creatividad, su afán por aportar en ataque, su clase y su aporte en forma de balones al área. Un delantero enchufado, solo falta eso.

Fidel ayer recuperó muchos balones en defensa; quien lo dude que vuelva a ver el partido. Me sorprende ver como los que chillan al onubense aplauden a Estupiñán -dudosamente jugador de Segunda- cuando hace la estatua en defensa o envía melones a la grada.

Alejandro Asensio
Maestro de Educación Física con vocación periodística. También en Radio Marca Almería y Diario UDA.

Una idea sobre “La culpa es de Fidel”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *