Los pies en la tierra

El Real Valladolid nos ha puesto los pies en la tierra tras la racha de 17 puntos en los últimos 9 partidos desde la marcha de Fernando Soriano del banquillo rojiblanco. Desde ese momento habíamos cosechado 5 victorias, 2 empates y 2 derrotas, ambas fuera de casa contra Levante y Córdoba y ambas únicamente por 1-0, es decir, no perdíamos en casa desde el 26 de febrero ante el UCAM Murcia de Francisco. Esto, sumado a que tras 18 jornadas consecutivas por fin salíamos del descenso, nos hizo olvidar la nefasta temporada que llevábamos hasta entonces y por un momento, algunos creyeron que la permanencia era un objetivo fácil y que se conseguiría sin apenas esfuerzo.

Pero nada de eso señores, esto es LaLiga 123, una competición apretadísima en la que, a excepción de un Mirandés colista y hundido, hay apenas 5 puntos entre el 15º clasificado, UCAM Murcia y el 21º, Mallorca jugándose el descenso. Y sí, en todo ese meollo se encuentra la UD Almería, fuera del descenso a pesar de la derrota ante el Valladolid, pero en un cuádruple empate a 42 con Córdoba, Elche y Nàstic, primer equipo en puestos de descenso.

La derrota de este pasado fin de semana, nos sirve para hacer autocrítica y ver que no somos invencibles como pensábamos tras la afortunada racha que traíamos. A pesar del 0-3 que encajamos, pudimos ver un partido muy igualado en el que, en líneas generales, el Almería fue atrevido, propio de un equipo que tiene que salir a ganar en casa. Recordemos la fantástica intervención de Isaac Becerra al remate de Uche, que de haber entrado seguro que se habría planteado un partido totalmente distinto. El error de Borja en una cesión a Casto dio lugar al primer gol del Valladolid que condicionó el encuentro por completo. A pesar de ello, Ramis fue valiente en los cambios con la entrada tanto de Puertas como de Juanjo buscando darle la vuelta al resultado, lo que provocó espacios en la defensa que mataron al Almería en las contras, concediendo el 0-2 en primer lugar con un penalti y encajando el definitivo 0-3 con otro gol en los últimos minutos del partido.

Esta derrota nos pone de nuevo los pies en la tierra y nos muestra que seguimos en la complicada lucha por la permanencia y que hemos de seguir trabajando duro para conseguirla. Pero también nos mostró un Almería con ambición y ganas, dispuesto a luchar por la salvación hasta el último partido.