¿Y si fuera Fran?

Vuelve a tener Fran Fernández la ocasión de dirigir al primer equipo. Todo apunta, porque así lo anunciaron desde la UDA, que será flor de un día o dos, como máximo. Como la temporada pasada, pese a su meritoria victoria en Lugo, primera de la campaña, y su empate ante el Huesca. Sin hacer ruido, al contrario, volvió a Tercera, dejó paso a Ramis y ahora, unos cuantos meses después, vuelve a recoger el testigo. Sin alharacas, con naturalidad. En este club todo puede pasar y ni una hipotética victoria ante el Zaragoza le daría crédito para sentarse en el banquillo del Miniestadi el siguiente domingo. Ni todo lo contrario.

Desconozco si se contempla la opción de darle galones definitivos al hasta ahora técnico de las bases. Su trayectoria en ellas es impoluta, es un hombre de club, almeriense y querido por la afición. Un tío cercano, en persona y redes sociales. Joven aunque sobradamente preparado, Fran Fernández podría ser la solución a los males del primer equipo. Pero para eso debe tener la confianza plena por parte de los de arriba y los de abajo, de sus superiores y de sus discípulos. Sabiendo cómo funciona todo en el club, si ya a Miguel Rivera no se le dio mucha bola en sus interinidades, por poner un ejemplo, la historia podría repetirse.

Además, sabiendo que los actuales jugadores reconocen haberle fallado a Ramis, así como muchos tampoco parecían estar antes con Soriano y la ristra de entrenadores que fueron ocupando el cargo, ¿qué nos haría pensar que van a estar a muerte con el entrenador del filial, ese que pese a merecer ya más oportunidades la pasada campaña vuelve a presentarse como salvador provisional, como apagafuegos con cubos de agua hasta que lleguen los bomberos con todo el equipo?

Si fuera Fran mantendría para esta noche esa idea que ha esbozado durante la semana y que muchos veíamos menos Ramis. Motta lateral y Rodríguez más adelantado en la derecha. Por el centro no debe tener más opción que poner a Owona y Morcillo, con Trujillo en el banquillo y gracias, así como en el lateral izquierdo todo pasa por seguir confiando en que Nano vuelva por sus fueros. Y, en general, encomendarse una semana más a René. Por lo demás, si yo fuera Fran, Mandi y Alcaraz serían mis pivotes, con Gaspar y Pozo escoltando a Caballero.

Es lo que hay: con la baja por sanción de Joaquín, las recuperaciones en ciernes de Nauzet, Verza o Tino, pocas balas más en el primer equipo: Hicham como recambio arriba, con Juan Muñoz como último recurso; por la izquierda Fidel si vuelve a ser aquel jugador por el que se desembolsó medio kilo al Córdoba la temporada pasada, con Pervis en caso de urgencia vital; por la derecha Álamo en caso de mostrar atisbos también de ser ese carrilero del que guardan buen recuerdo en Girona; y nada más, sólo le quedan las alternativas del filial que tan bien conoce y que no son pocas ni malas: Callejón, Corredera y compañía deben tener más bola.

Y si fuera Fran el entrenador elegido, más allá de una o dos jornadas, no esperaría a última hora para anunciarlo a los medios y, lo más importante, para dejarlo claro en el vestuario. Que nos conocemos y pueden estar deshojándose margaritas hasta poco antes del partido ante el Tenerife, por muchos contactos que puedan ponerle encima de la mesa Lozano y Andrés a Corona y por mucho que a este le haga caso Alfonso. Que para entonces y antes de ir a Granada, no nos hagamos tantas preguntas. ¿Será posible?  

Javier Montoya
Estoy en Almería TV, Diario de Almería y masalmeria.com, entre otros. Ex de La Voz de Almería y Guikozkoa Sport.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *