Todos somos Fran Fernández

Igual que nos identificamos hace año y pico con Miguel Rivera, los que seguimos encariñados con nuestro Almería deseamos todo lo mejor al técnico del filial, que ocupará en Lugo el banquillo del primer equipo, en vista de que no llega el nuevo entrenador tras la salida de Soriano. Si a Alfonso García le diera por sondear entre la masa social de la UDA, estoy convencido de que la mayoría apostaría por Fran Fernández, como en 2015 hubiera confiado a ojos cerrados en Rivera. Quizá menos unánime pero seguramente mayoritaria también hubiera sido la opinión de los aficionados si hubieran sido cuestionados por la posibilidad de tener en su momento más paciencia con Sergi y menos con Sori, al que dio la puntilla curiosamente el añorado Francisco.

Ni JIM entonces ni Gorosito hace meses acabaron la temporada pese a llegar a mitad de las mismas y tener en teoría la vitola de salvadores. Por poco evitamos la caída al precipicio de la 2ªB desde 1ª. Inmersos ahora en otra temporada de despropósitos y sufrimientos, nos vemos ante la incertidumbre y tesitura de ver qué pasa.

A ver qué pasa con Fran Fernández. A ver qué pasa en Lugo mañana. A ver qué pasa con Salva, que parece ser el elegido de Lozano y García. Mucho por ver porque pasar, ha pasado poco hasta la esperada destitución de Soriano, aparejada al relevo en la dirección deportiva. Desde entonces y en todo lo que va de semana, muchos nombres para ocupar el banquillo pero ninguno se concreta y muchos estamos con las manos en la cabeza, viendo los precedentes medida oportuna y normal. Pase lo que pase con todo, nos tememos que la vida será injusta con Fran y seguirá el camino de Rivera más pronto que tarde, quemado como un ninot fallero. Como churruscada está la paciencia del aficionado medio. ¿Qué nos va a pasar? Ya veremos.

05/03/2017