Puertas grandes

Estamos acostumbrados a lo ilógico cuando hablamos de la UDA pero sigue sorprendiendo su gestión, sobre todo con gente de la casa. El caso de Puertas es uno más en la muesca del revólver de Alfonso García, pistolero de gatillo fácil, sea a la hora de despedir entrenadores o empaquetar canteranos. La temporada pasada, nefasta se mire por donde se mire y salvada in extremis, Antonio naufragó con todo el equipo. En lo que llevamos de campaña, el de Benahadux se ha ganado la confianza de un Soriano que no parecía contar con él y al que el presidente estaba dispuesto a mandar a la vecina Granada o al prolífico Alcorcón. Se ha metido en el bolsillo a la afición, ávida de encontrar ídolos locales, como él o Joaquín, al que al fin se ha hecho justicia haciéndole un contrato profesional aunque sea por imperativo legal de jugar 10 partidos con el primer plantel.

Ahora que Puertas está a la altura de los mejores del equipo, rozando ya incluso la cifra de goles de Quique, desde el club siembran dudas y sale Andrés Fernández con declaraciones poco menos que amenazantes. Sin duda, con todos mis respetos y como casi siempre que sale a hablar, lo hace al dictado de quien le paga y lo puso en el cargo. Una pena que sigamos maltratando a los chavales y nos escudemos en sus representantes, que por supuesto intentan hacer su trabajo y llevarse su comisión. Pero seamos serios, tratemos de buscar el término medio y lo mejor para todas las partes cuando merezca la pena. No sé si los castigos a Ramón o Zongo fueron tan merecidos, creo que uno lo merecía más que otro y lo lógico es que no siguiera en plantilla, no por rebeldía sino por nivel, el que sobradamente demostró tener Dani Romera. O Gianfranco… Si ahora vamos a equiparar a Puertas con Edgar que me avisen pero que si va a hacerlo un ventrílocuo que sea Mari Carmen o José Luis Moreno, con todo mi cariño al Monchito de turno.

17/12/2016