Dudas y locudas

Pensaba que ya no iba a echar mano de aquel famoso -y desastroso- eslogan de la locUDA pero mira tú por dónde. Una UDA que logró el sábado su primera victoria en casa, tras el empate ante el Oviedo, con un recién ascendido pero voluntarioso Lorca como víctima propiciatoria. No fue la cosa como para sacar pecho pero Ramis lo hizo, para sorpresa de muchos, entre los que me incluyo. Es sólo la segunda victoria de la temporada, tras cinco partidos: la anterior se remonta al estreno liguero en Tarragona contra el Nástic, que en pretemporada lo bordó pero tan tocado debió salir de aquel 0-1 que no levanta cabeza y Carreras ya es historia.

Después de aquel triunfo fuera vino el mencionado empate ante el Oviedo de Anquela, rival y entrenador de mayor enjundia -a mi modesto entender- al que los rojiblancos se han medido hasta ahora: para muestra, así como mayor valor a ese punto en Almería, el que los ovetenses lograron rascar en el derbi asturiano de Gijón. Tras ese partido la UDA desapareció al descanso en Soria y tampoco compareció en Cádiz. Sin embargo, emulando a dos de los peores entrenadores que mi mente alcanza a recordar haber sufrido aquí, por juego y resultados, de Soriano y Carrillo pareció disfrazarse Ramis felicitando a sus jugadores tras sendas debacles.

Supongo que, si el listón estaba tan arriba en la derrota, será normal sacar pecho a la primera victoria posterior, sea como sea, así que ante el Lorca, pese a brillar por su ausencia el buen juego o la solvencia, pese a deshacer alineación y sistema repetidos en las primeras tres jornadas ligueras y pese a ganar tras el gol de falta in extremis del Tino Costa gracias al amigo Dorronsoro, Ramis declaró que el triunfo da tranquilidad y despeja dudas. Pero no, ya le digo yo que algunos teníamos y seguimos teniendo las mismas o más y estamos intranquilos como él, que por las imágenes que nos regaló el realizador tras el 2-1 se diría que un poco estaba.

Eso sí, la merecida derrota en Soria que hizo encender las alarmas -aún siguen en ámbar, que se lo digan a Motta-, así como el naufragio en Cádiz ya con los suplentes, han evidenciado algunos de los males a los que se enfrenta el entrenador catalán, que ha debido acelerar esos cambios de jugadores y de sistema, echando ya mano ante el Lorca del trivote comandado por Verza, el último en llegar, un viejo conocido nuestro pero que Ramis no pidió. Al no recibir ese extremo derecho que pedía, digamos del corte de Javi Álamo pero alguien en quien poder confiar, hizo debutar al ex del Levante, que se estorbó con Mandi, como cuando lo hacía con Vélez. Para colmo, se empecinó en mantener a Fidel a pie cambiado y a Pozo en un extremo izquierdo que estuvo huérfano por la querencia natural del chaval de irse al centro y no ser la mayor virtud de Nano el atacar -amén de no estar en su mejor momento o de no atreverse a subir más para no descuidar su tarea defensiva-.

Por suerte para Ramis, el caso Marco, por llamarlo de algún modo, que llevó al lateral italiano a la grada, le dio los dos goles y por ende los tres puntos. Me explico: Fran Rodríguez lo suplió con solvencia, hasta el punto de mejorar incluso las prestaciones del ex de la Juve, aceptable en defensa y excelso arriba, con el golazo que abría la lata y alguna ocasión clara que sí acertó a salvar Dorronsoro: a medio camino entre Cafú y Dani Alves el de Almuñécar, vaya.

Y para cerrar con la otra clave de la victoria, al igual que Motta fue sustituido en Soria por tener tarjeta, Morcillo dejó su sitio a Owona y quizá nos evitó acabar con uno menos y con algún gol más en contra. Pero sobre todo por Mandi salió el Tino, Verza ya no estorbaba -o estorbó menos- y por supuesto el argentino mostró la clase de la que nadie duda. Para todo lo demás, pasión y locUDA. ¡Qué campaña, qué tiempos!

Javier Montoya
Estoy en Almería TV, Diario de Almería y masalmeria.com, entre otros. Ex de La Voz de Almería y Guikozkoa Sport.

Una idea sobre “Dudas y locudas”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *