Defensa de muchos

La UDA sigue con la pájara en los Alpes y Pirineos, en su Alpe D’Huez o Tourmalet y, a las esperadas derrotas ante rivales de arriba en el Tour particular de los rojiblancos, se suma ahora otra a la que esta temporada no estábamos tan habituados, por suerte: en Reus se quedaron los tres puntos en las arcas de un rival directo que se pone por delante en la clasificación y respira aliviado por la decena de puntos de ventaja que acumula sobre el rival que marca el descenso. Sí, en Almería estamos jodidos pero es cierto que en León o Córdoba deben estarlo más y en Sevilla o Lorca ya ni hablamos. Mal de muchos…

De muchos fue la defensa presentada en Tarragona: parece ser que lo primero que quería Lucas era defender el 0-0 o quizá es que confiaba o lo fiaba casi todo a la inspiración ofensiva propia o caraja defensiva ajena que habían hecho cobrar ventaja a los rojiblancos en los primeros minutos de los últimos partidos. De poco sirvió en Valladolid, pese a la gran primera parte desplegada. En Reus, al contrario, Yoda y Lekic se forraron y se quedaron cortos. René volvió a evitar una goleada pero los Alcaraz, Pozo, Soleri o Gaspar esta vez tampoco pudieron hacer milagros.

Con todos mis respetos, cuando ni uno de esos cinco defensas que pones en liza da la talla pero decides quitar a alguno de los menos malos en el descanso, algo falla. Motta lleva varios meses desentonado y, aunque el sábado estuvo cerca de su nivel, todos sabemos que puede dar más. De Pervis, al contrario, habiendo estado cerca de callar bocas en jornadas anteriores, en esta volvió a verse desbordado atrás y desbordar poco delante. Owona, el sacrificado, no me pareció que fuera el peor y, de hecho, los otros dos centrales me lo parecieron: Morcillo, en su línea habitual de aciertos empañados por despistes graves y Trujillo, que sigue sin ser la sombra del que fue y supone jugar con uno menos, por mucho que me duela escribirlo.

Mientras tanto, retorciéndose ante este panorama, sentado en el banquillo preguntándose qué le ha llevado a ser el último defensa sano de la plantilla al que su entrenador haría jugar, el que fue uno de los mejores laterales izquierdos de la temporada pasada en la categoría. Pese a que este año no estaba fino, el castigo no debe ser deportivo, visto lo visto. Ellos sabrán. El panorama para Lucas en el centro del campo era aún peor y así fue cuando por fin decidió echar mano de inicio del chaval Callejón. El de Pujaire mostró soltura y calidad pero no tuvo su mejor día su compañero de faenas: Rubén estuvo impreciso, con cesiones que pusieron en un brete a su portero y disparos que estuvieron lejos de hacer lo propio con el contrario, Badía.

Gaspar, Pozo y Soleri fueron islas que intentaban guerrear por su cuenta, con mínimas opciones de asociación. Verza aportó poco más, así como Caballero, y Javi Álamo volvió a mostrar que era buen jugador antes de llegar aquí pero que está negado pese a que las circunstancias hacen que Alcaraz, él sabrá también por qué, no para de darle oportunidades pese a ser uno de los señalados para salir en el mercado de invierno. Si alguien cree en los milagros, el siguiente rival es el Sporting, en racha y con un tufo a ascenso que echa para atrás: Domingo de Resurrección en Almería. Y todos los tópicos que quieran pero cuesta defender lo indefendible.

Javier Montoya
Javier trabaja en Almería TV y colabora en Diario de Almería, masalmeria.com,, entre otros. Anteriormente pasó por La Voz de Almería y Guipuzkoa Sport.

Defensa de muchos

La UDA sigue con la pájara en los Alpes y Pirineos, en su Alpe D’Huez o Tourmalet y, a las esperadas derrotas […]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *