Amores pozos

Con él en el campo hay calidad, esperanza, magia. Pozo es lo poco que nos queda, además de René como versión mejorada de Casto -es un salvador sin broncas, más parecido a Esteban o Alves que a un tertuliano de Sálvame o un concursante de Mujeres, Hombres y Viceversa. Pero volviendo al malagueño, no basta solamente con que esté en el campo sino que, por pedir, la mayoría pedimos que juegue por el centro, delante de los medios y detrás del delantero, con cierta libertad de movimientos y no encorsetado a un extremo. Para eso están Gaspar, Lass o Fidel, aunque sigo pensando que este último tendría más aprovechamiento no tan pegado a la línea de cal.

Como decía, Pozo es media UDA pero su sola presencia no basta. El ejemplo, en Lorca: tras una primera parte gris oscura casi negra, en la segunda el malagueño volvía a jugar donde debe y no escorado y perdido en los costados, en tierra de nadie. Y por detrás no se estorbaban tanto los mediocentros: al haber uno menos fue más difícil. Ante Osasuna faltará Verza pero también Caballero, por lo que lo fío casi todo a Pozo y Rubén Alcaraz. Todo para que esa victoria sirva para seguir fuertes en casa. Poco más en ese aspecto se le puede pedir a Lucas pero no está el horno como para sacar pecho ni presumir: ¿que no estamos tan mal? Nos ha fastidiado, peor que el año pasado o hace dos sería estar donde está el Sevilla Atlético.

No me sean cuñados y dejen de sacar datos cuñadistas que flaco favor hacen. No pretendo ser portavoz de la afición -máximo respeto le tengo a los portavoces e incluso a las portavozas y a los y las que inventan palabros y palabras, así como absurdeces varias- pero está la temporada para salvarla sin más estridencias, esperar a que Alfonso venda todo lo que tenga que vender y encomendarnos a la patrona. Todos. Incluidos los pocistas, que veremos con pena pero con comprensión a Pozo hacer maletas y llevarse a sus perros, el último en llegar llamado Indalo, algo que nos ha acabado de enamorar y es para mandarle entre todos un saco de pienso con forma de corazón por San Valentín. El mejor postor lo disfrutará. Mientras tanto, querámoslo. Pozo es amor.

Javier Montoya
Javier trabaja en Almería TV y colabora en Diario de Almería, masalmeria.com,, entre otros. Anteriormente pasó por La Voz de Almería y Guipuzkoa Sport.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *