Alfonso y las pistas

Buenos tiempos para la UDA. No lo dice así la clasificación porque el equipo no ha conseguido abandonar los puestos de descenso pero, como dijo el viernes Ramis, ya le vemos la matrícula a los de delante. Entre ellos el Zaragoza, que nos visita esta tarde y podría quedar sólo a un punto si los almerienses logran la tercera victoria consecutiva. Es, por tanto, otro partido de 6 puntos, los que se han conseguido en los últimos dos, que han sabido a una docena. Tanto es así que Alfonso García Gabarrón se vino arriba el miércoles antes de las fotos oficiales y se desmarcó con un titular que aún nos resuena y que en otros tiempos nos hubiera hecho menos tilín. Todo el crédito del mundo para esos negocios y proyectos del presidente, que quizá no tengan que ver directamente con el club pero consiga hilvanarlos hacia el fútbol.

Lo mejor está por llegar. ¿De dónde llegará? Pues todo apunta a China, según reconoció su propio hijo, Alfonso García Piñero, el jueves al inicio de un desayuno de trabajo con los medios, iniciativa por cierto para aplaudir y que debería repetirse. Departiendo con un cercano y afable Raúl Lozano y el propio vicepresidente ejecutivo, éste no quiso desvelar más detalles de los lanzados por su padre pero sí que hasta hace una semana el presidente había estado unos días de gira asiática. De mi cosecha diré que lo que trae casi cerrado serán acuerdos comerciales para Urcisol pero evidentemente repercutirán, porque así lo habrá negociado, en el resto de sociedades -en particular sobre la sociedad anónima deportiva- que preside. Y la china es una de esas ligas exóticas de las que hablaba el miércoles para justificar que llegase Ramis y no otro entrenador -algo que su hijo aclaró que no era tan así-. También dijo que por trabajo estaba en cualquier parte del mundo y que si el equipo perdía se enteraba hasta en Japón. Sus pistas. Las que dio el miércoles, que las otras ahí siguen. Pero eso es otro capítulo del cuento…

09/04/2017